efemera-27-04-08-araneaLos efemerópteros, breve resumen de la vida de una efémera:
Su alimentación es herbívora, transformando en sustancia animal, plantas y hierbas de los fondos, de escasa utilidad, que a su vez, en este ciclo vital, vuelven a ser fuente de alimentación de otros insectos, de pájaros y de peces.
El desarrollo de las alas comienza en los últimos estadios larvarios con la formación de unos lóbulos, apreciables a simple vista, que se van desarrollando en el paquete alar situado en la parte superior del tórax, hasta llegar a su total madurez, momento en el que la ninfa propiamente dicha emerge rompiendo la cutícula que la envuelve, desplegando éstas y transformándose en el subimago, estadio intermedio exclusivo de las efémeras dentro de los insectos, en el que aún habrá de sufrir una nueva mutación que la transforme definitivamente en insecto adulto apto para la reproducción.
El subimago, tras la eclosión, permanece algunos minutos sobre la superficie del agua, a la deriva de la corriente, mientras bombea permanentemente sangre a través de las venas y los retículos de las alas para que éstas tomen la fuerza y consistencia necesarias que les permita iniciar el vuelo que ha de llevarlo a algún apartado lugar de la vegetación próxima a la orilla; son esos momentos de quietud sobre la superficie los que, en masivas eclosiones, son aprovechados por las voraces truchas para celebrar sus grandes banquetes.
Los insectos que han podido sobrevivir a sus depredadores y han volado hacia la vegetación, permanecerán en reposo por un período de tiempo que va desde unas horas a dos o tres días.
Tras la última y definitiva mutación aparecen los imagos, de colores más claros y brillantes que los de los subimagos, que suelen ser más oscuros y apagados que aquéllos.
El apareamiento y la copulación tienen lugar en pleno vuelo: machos y hembras danzan en rítmico y acrobático baile sobre la superficie del agua y en sus inmediaciones, y sus vuelos van atrayendo progresivamente a un mayor número de insectos que, en determinados momentos, llegan a formar verdaderos enjambres.
Las hembras fecundadas depositan sus huevos sobre el agua o bajo ella, y el ciclo comienza de nuevo con el nacimiento de las larvas, cuya vida acuática va a tener una duración aproximada de un año, excepción hecha de las larvas de la familia de los efemérides, cuyo ciclo es de dos a tres años.
La duración del ciclo completo de la vida de las efémeras varía según las especies.
Univoltinas:
Una sola generación por año.
Bivoltinas:
Dos generaciones por año.
Multivoltinas:
Más de dos generaciones por año.
Semivoltinas:
Una generación cada dos años.
Partivoltinas:
Una generación cada tres años.

Dependiendo de las adaptaciones de las ninfas a los distintos hábitats, se distinguen cinco tipos de ninfas :
Nadadoras:

Muchas especies que viven en aguas tranquilas tienen el cuerpo ahusado, hidrodinámico, y con los filamentos caudales provistos de largos y abundantes pelillos en el área interna que permiten su uso como si de una aleta se tratara.
Se desplazan nadando rápidamente mediante veloces ondulaciones abdominales. (P. ej. Siplonuridae).

Reptantes:

Son ninfas que viven entre las piedras o los detritus del fondo, en zonas con poca corriente. Pueden tener el abdomen largo, con traqueobranquias flexibles (P. ej. Leptophlebiidae, Potamantidae), o corto con traqueobranquias protegidas por placas (P. ej. Caenidae).

Aferradoras:

Estas ninfas habitan en lugares donde la corriente es fuerte. En general son buenas nadadoras, capaces de desplazarse con bastante eficacia mediante ondulaciones corporales, pero prefieren permanecer sobre el fondo mientras puedan, y para ello sus patas están provistas de uñas fuertes y ganchudas y tienen cuerpos afilados (P. ej. Baetis) o aplanados (P. ej. Heptageniidae, Oligoneuriidae).
Trepadoras:

Habitan en la espesura de la vegetación acuática, y se supone que las grandes uñas y los salientes espinosos en patas y abdomen las ayudan a mantenerse allí sin esfuerzo (P. ej. Ephemerellidae).
Excavadoras:

Cavan túneles en la arena o el limo. Las adaptaciones más evidentes son mandíbulas largas y puntiagudas, abdomen cilíndrico con branquias plumosas abatidas sobre el dorso, y patas cortas y fuertes (P. ej. Ephemeridae, Polymitarcidae).
* Todas las especies de efemerópteros poseen tres cercos o colas en su estado de ninfa, con una sola excepción, la del Género Epeorus, de la Familia de los Heptagénidos, que tienen solamente dos.
Familias de los efemerópteros:

En los siguientes enlaces os iremos mostrando algunas claves para diferenciar las diferentes familias:
Bétidos,, Cénidos, Efemerélidos, Efeméridos, Heptagénidos, Leptoflébidos, Oligoneúridos, Polimitárcidos, Potamántidos, Siflonúridos

 

Bibliografía empleada y consultada:
MOSCAS PARA LA PESCA de Rafael Del Pozo.
Revista DANICA Nº 7, Artículo sobre las Efémeras de Alejandro Viñuales.
Apuntes sobre entomología de Josetxo Martínez.
Por David Lera López

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Colaboradores


logo CDC


Caixa


logo inurrieta web


diario de navarra


cope