Os voy a contar una historia real, que ocurrió no hace mucho tiempo en nuestro acotado de pesca de cangrejo del Río Arga, concretamente en el Puente de la Variante de Olloki. Tener los pañuelos a mano porque el drama lo merece.

Erase una vez un "pescador" ¿ he dicho pescador?. No, no, más bien fundador de la "Protectora del Cangrejo Señal", como si fuera la Greenpeace Foral, que después de ser sorprendido por los eficientes guardas del acotado y ante el expediente abierto por el Gobierno de Navarra, relata así los hechos en su escrito de alegaciones:

" El día 23 de Agosto de 2001, yo venía de la Clínica de Ubarmin. Debido a la medicación que tomo, suelo orinar a menudo, por lo que tuve que realizar una parada. ( Nos dice que su medicación es Aldatone 100 y Seguril y nos adjunta informes médicos). Esta parada la realicé en el puente de la variante de Olloki. Allí se encontraban unos señores que dejaron una bolsa junto al río, yo me dirigí al río a observar lo que había dentro, ya que la bolsa se movía. Las piedras parecían estar movidas antes de que yo llegase. En ese momento, de una de estas piedras, apareció un cangrejo, yo me dispuse a capturarlo, fue en ese momento cuando me mojé las playeras. Al coger la pieza me retiré de la orilla y me puse de espaldas al río. En ese momento divisé dos personas arriba. Uno de ellos me preguntó que qué tal iba la pesca y yo le contesté que había cogido un cangrejo. Seguidamente bajó el segundo señor y me dijo que le diera mis datos, yo volví a pedirles su identificación. Subimos los tres con la bolsa que anteriormente unos señores habían dejado allí. De la bolsa contaron 4 o 5 piezas, fue en ese momento cuando yo supe lo que había dentro, pero por el tamaño de la bolsa se veía que había más piezas de las mencionadas.".

Para terminar su relato, manifiesta: " Junto a estas lineas aporto los informes pertinentes para demostrar esto" .

Ante tan contundentes alegaciones, el Gobierno de Navarra nos pidió un informe ampliatorio, dado que las pruebas aportadas por el denunciado parecían irrefutables, dejando en feo la actuación de nuestros guardas. Pudieron pensar, incluso, que formulábamos una denuncia con hechos falsos.

Antes de relataros cuál fue nuestro informe ampliatorio quiero explicar cuáles fueron los "informes pertinentes para demostrar esto" a los que hace referencia el protagonista de nuestra historia: Se trata de un informe médico en el que se refleja un dolor crónico lumbar cuyo tratamiento recomendado es el de "Zytram 75 mg:. Un comprimido en desayuno y cena.

Es decir, este informe, según él, nos demuestra cómo tenía ganas de orinar, por qué tenía las zapatillas mojadas, por qué salvó a un cangrejo, por qué había una bolsa de cangrejos junto a él que no era suya, por qué él se enteró de su contenido cuando llegaron nuestros guardas., etc.

El plazo que nos dio el Gobierno de Navarra fue de diez días y, después de estudiar detenidamente el asunto, ante la coherencia de sus afirmaciones y la contundencia de sus pruebas, no encontraba argumentos para justificar la denuncia presentada, es más, pensé en proponerle a nuestro presidente la anulación de dicha denuncia. Pero, en el último momento, descubrí algo fundamental ; descubrí que nuestro hombre nos quería engañar, primero a los guardas y luego al Gobierno de Navarra y sabéis por qué, porque descubrí que el denunciado no tenía ganas de orinar. Y si no tenía motivos para orinar, tampoco para pararse en el puente de la variante y tampoco para pisar el río y tampoco para salvar a un cangrejo y tampoco para encontrarse al lado de una bolsa de cangrejos. La solución me la dio su mismo escrito, concretamente el último párrafo ya reseñado: " Aporto los informes pertinentes para demostrar esto".

El denunciado dice que su medicación es Aldatone 100 y Seguril y que, por eso, debe orinar a menudo. Pero cayó en su propia trampa: La medicación que toma para sus problemas lumbares es la de Zytram y no la que él manifiesta en su escrito, que no aparece en ningún informe médico. La deducción lógica es que nos ha mentido, que al no demostrar que toma esos medicamentos no nos ha podido demostrar que tuviera ganas de orinar y, por ello, no nos puede demostrar que la parada que realizó en el puente de Olloki fuera ocasional para orinar. De ahí, que todos los argumentos posteriores deben caer por su propio peso. Ante este descubrimiento me animé a presentar ante el Gobierno de Navarra el escrito ampliatorio que nos solicitó y lo hice en estos términos, que transcribo literalmente en casi todos sus párrafos:

"Que se me ha dado traslado del EXPTE. SANCIONADOR sobre denuncia por pescar cangrejos en el acotado del Río Arga, interesando a mi derecho efectuar las siguientes

A L E G A C I O N E S

UNICA.- Manifiesta el recurrente una situación médica particular, muy respetable, pero que no viene al caso. Lo cierto es que los denunciantes observaron cómo el Sr, ...... estaba pescando cangrejos " a mano", metido dentro del río y le sorprendieron, además, con uno de ellos en la mano. Son comprensibles las ganas de orinar, ¡ pero es que no se orina metido dentro del río!.

En cualquier caso, nunca negó a los denunciantes que la bolsa fuera suya. Todo lo que manifiesta en su escrito no es más que la triste historia de un cangrejo afligido que, probablemente, quería introducirse en la bolsa junto con sus hermanos y, en esa situación, llegó nuestro héroe, rescató al pobre cangrejo del agua y se dispuso a introducirlo en la bolsa, con el único propósito de lograr un feliz reencuentro entre todos los cangrejos.

Así contada la historia, es totalmente conmovedora, pero el alegante ha omitido su final, creemos que por olvido, dado que la coherencia de su escrito impide pensar otra cosa. Este final es tan triste como la propia historia. Los pobres cangrejos, felices por su reencuentro, nunca imaginaban que la única intención de su "salvador" era contemplarlos en una cazuela con tomate y, por ello, entendemos que debe ser sancionado, no por orinar metido en el río, ni por salvar a un pobre cangrejo, sino por PESCAR CANGREJOS A MANO EN UN ACOTADO DE PESCA SIN EL OPORTUNO PERMISO Y FUERA DE HORARIOS, EN MENOSPRECIO DE TODOS AQUELLOS PESCADORES QUE SE PREOCUPAN DE TOMAR PARTE EN UN SORTEO, QUE PIERDEN SU TIEMPO ELIGIENDO LA FECHA PARA PESCAR, SI TIENEN SUERTE, Y QUE PAGAN SU PERMISO Y CUMPLEN LA NORMATIVA ESTABLECIDA, SEA BUENA, MALA O REGULAR.

Por ello,

SOLICITO que se tenga por presentado este escrito de alegaciones y se le dé el trámite pertinente.

Bueno, estimados lectores, la historia va llegando a su fin. Como consecuencia de todo esto, el Gobierno de Navarra ha dictado su resolución en el siguiente sentido:

" ORDENO: 1º.- Sancionar a D..... con una multa de 540, 92 Euros ( 90.001) y pérdida de la licencia de pesca e inhabilitación para obtenerla por un periodo de un año..."

Se podría concluir con la conocida frase de la fábula: "......si bien se examina, los humanos corazones perecen en las prisiones del vicio que los domina", o también con aquélla que dice que es peligroso pararse en los arcenes a orinar. Pero no quiero terminar aquí, porque aunque parezca mentira y aunque os hayáis sonreído con esta historia y con las ganas de orinar de nuestro protagonista, ello tiene mucha más trascendencia de lo que parece y, ahora, fuera de historias, podemos observar lo siguiente:

El pescador en cuestión, nos presenta unos informes médicos, que no vienen al caso, evidentemente, pero gracias a ellos se puede llegar a las siguientes conclusiones:

En estos informes se dice que acude a revisión refiriendo continuar con su cuadro de dolor crónico lumbar y que tiene problemas gástricos al tomar el medicamento y que no han dado resultado los tratamientos médicos efectuados. Se le proponen tratamientos rehabilitadores de microondas, etc. No conozco la edad de esta persona, ni su situación laboral, pero si está en edad laboral y trabajando, con toda probabilidad sus bajas laborales serán continuas, dado que la lumbalgia es una de las causas de mayor absentismo laboral y creo, y esta es mi conclusión, que esta persona está defraudando al sistema sanitario, a su empresa, etc. Está defraudando al sistema sanitario porque está haciendo un uso indebido de medicamentos, de elementos rehabilitadores y de profesionales médicos, en detrimento de otras personas que, en realidad, lo necesitan. Está defraudando a su empresa, en su caso, porque mantiene situaciones de baja médica indebidas, dado que, evidentemente, no sigue los tratamientos médicos recomendados.

Ahora, me imagino que os estaréis preguntando cómo puedo llegar a esta conclusión tan concreta y en base a qué digo que no cumple los tratamientos propuestos o incluso más, por qué afirmo que su enfermedad no es más que una mentira y un fraude. Pues bien, muy sencillo. Este señor, se baja del coche, baja por un terraplén al río y se mete en el río con sus zapatillas, es decir, que lleva los pies mojados un buen rato, el suficiente para capturar, por lo menos, 10 cangrejos. ¿ es que una persona que tiene una lumbalgia crónica y que viene precisamente del médico por ese mismo motivo, alegando que sigue con su dolor crónico, puede deslizarse por un terraplén y permanecer con los pies mojados, cuando la humedad es totalmente perjudicial y contraindicada para esta situación?. O bien es incierta la lumbalgia y la utiliza como excusa para sus bajas laborales, en su caso. O bien nunca puede recuperarse de esos dolores, porque incumple sistemáticamente las recomendaciones de los médicos y así es evidente que necesitará continuamente la asistencia médica y sanitaria, porque pone los medios necesarios para no curarse de su enfermedad, siendo tratado continuamente en hospitales y por médicos que todos pagamos. ¿ Qué ocurriría si alguien le hace ver esa situación a su médico de cabecera o especialista o si alguien informa a su empresa, en su caso, ¿

Moraleja: Pretender demostrar el origen de las ganas de orinar puede traer consecuencias funestas para la persona, que van desde recibir una sanción por pescar cangrejos a mano hasta la pérdida del trabajo habitual, pasando por la denegación de la asistencia sanitaria pública y abono de los gastos causados sin motivo.

Y colorín colorado esta historia se ha terminado.

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Colaboradores


logo CDC


Caixa


logo inurrieta web


diario de navarra


cope