Aquella mañana sobre las 8 apareció en una zona agreste del río Ara un mosquero que por las canas parecía veterano. Es cierto que en vez de entrar en el río por un acceso abierto y cómodo, se coló por el peligroso cauce de un tributario seco con la idea de que nadie bajaría por este "rompepiernas". Tras un cuarto de hora de tropezones y resbalones llegó a un gran pozo dominado por una plataforma rocosa donde empezó a preparar la parafernalia. La noche antes había colocado en su carrete una cola de seda nueva recién salida en el mercado pero ya famosa por su perfil especial que proporciona una posada excepcional, es la sin par Ladeguí. Mientras le estaba echando el último toque de una grasa especial importada de Francia llamada Extraseco Azul siente un ruido raro por detrás resultando de la llegada de un niño del pueblo vecino en pantalón corto y botitas de plástico llevando malamente terciada una gran cesta de mimbre con agujeros en el fondo tapados por ramitas verdes. Aparenta tener unos 12 años. En la mano derecha arbola, más bien que una caña, una vara de avellano, bien larga sí, con un anzuelo del 2 por lo menos, de los que se suelen usar para pescar a lombriz. Algo desconcertado por esta presencia inesperada pero riéndose entre barbas del rudimental equipo del chico, el mosquero entabla la conversación:

¿Adónde vas tan temprano?

¿A pescar 4 truchas para comer?

(Conteniendo la risa a duras penas):¿Cómo te llamas?

Juan Manuel, pero me dicen Juanma

¿Dónde quieres pescar?

Da igual, detrás de tú mejor, así veo cómo manejas esa caña rara que traes. ¿Lanzas una boya con ella?

Que no, Juanma, esto es un látigo para pescar a mosca seca que es la pesca más hermosa que hay, mira...

El mosquero efectúa con cierta elegancia sus primeros lances colocando un tricóptero claro en todas las posturas sospechosas de albergar una trucha. Y el niño detrás de él, pegado y silencioso como una sombra, observando los complicados arabescos del sedal. Pero el río parece aletargado, insensible a las derivas impecables que sólo la seda natural facilita. Al cabo de un buen rato, algo incomodado por la insólita presencia del joven:

¿Por qué no pescas Juanma?

¡Por el silencio!

¿Qué silencio?

¿No ves que no cantan los pájaros?

¿Y eso?

Cuando los pájaros no cantan ni se mueven pasa igual en el agua que en el aire, las truchas tampoco se mueven.

Riéndose abiertamente el mosquero sigue lanzando y el chico "de mirandas" durante otro buen rato hasta que, debido a un cambio atmosférico, una nube que temprano oscureció el cielo amagando lluvia y ahora se ha ido, empieza a estabilizarse el ambiente y la naturaleza parece despertar, vuelven a volar y cantar los pájaros a sentirse ruidos en la maleza y también croantes ranas en algunos pozancos. Como movido de un muelle el chico enfila una lombriz y peina las profundas piedras que están bajo sus pies. En un decir amen ..Plas..Plas..Plas saca una trucha y la encesta rápido mientras el mosquero alertado por el típico ruido le mira de reojo. A los 5 minutos después de animar el contorsionado cebo delante de unas raíces de sauces ..Plas..Plas..Plas, segunda trucha. Cesta. El mosquero empezando a ponerse algo nervioso:

· A lombriz se las engaña mejor pero eso no es deporte y encima las matas ¿No ves que estamos en un tramo sin muerte?

· ¡Pero si es para comerlas y no para venderlas como antes!

El mosquero encogiéndose de hombros y denegando con la cabeza sigue lanzando en su depurado mas infructuoso estilo. Un rato después ..Plas..Plas..Plas.. tercera trucha. El hombre hace que nos se entera pero avanza unos 100 metros sin pescar para dejar espacio entre él y aquel fenómeno ahora indeseable. Por fin le sube un relámpago plateado como sólo las truchas autóctonas saben hacerlo pero no consigue clavarla al mismo tiempo que ..Plas..Plas..Plas.. cuarta trucha. Sin preocuparse por sacar la lombriz el niño amarra el anzuelo contra la caña en una goma reseca prevista al efecto y dice:

· Bueno ya pesqué, me voy, ¡Suerte!

Luego dándose la vuelta como quien se acuerda de preguntar algo que se le había olvidado:

· ¿A qué te dedicas? ¿Eres jubilado?

· Sí, pero me dedico a escribir libros sobre la Pesca Deportiva a Mosca, el último es Planeta Mosca, ¿No lo conoces?

Y el joven sin contestar la pregunta:

· Ahora puedes escribir otro: La Trucha y la Puta Madre que la Parió.

Guy Roques  (Albi, mayo 2002)

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Colaboradores


logo CDC


Caixa


logo inurrieta web


diario de navarra


cope

sinsedal

 Réplicas realistas de peces