P1120155

 Hace muchos años ya, recién llegado a "La Sociedad", recuerdo que Lamberto, el Presi, nos contó, trayéndonos de vuelta de pescar lucios en el Gállego, reos en Asturias o de León, que cada año, invitado por el maestro Roques, participaba en un concurso de reservorio con algunos de los mejores maestros franceses

Hasta ese momento desconocía la existencia de esa modalidad, sólo había escuchado que en algunos mundiales, nuestros representantes de por entonces (El Virutas, Sabugo, Juanma García, Matilla o el mismo Lamberto) perdían las opciones, duramente ganadas en las mangas de río, pescando arco-iris repobladas en una charca, codo con codo con franceses o ingleses que alcanzaban más de treinta metros, apuntando torpedos de medio metro sacados con calibres de hilo impensables para la época.

Desde entonces la falta de escenarios adecuados y de una tradición lacustre comparable con estos otros países más norteños y encharcables, restringió a unos pocos competidores y algún viajero empedernido los placeres de la pesca en lagos repoblados y sus particulares técnicas.

Sin embargo la pasión, o el vicio, depende de cómo se viva, ha arrastrado a muchos aficionados a los pocos escenarios que van proliferando por nuestra geografía y este es el año en que, todavía sorprendidos, nuestros amigos franceses, han tenido que dejar marchar su preciada Copa De La Victoria desde las orillas del Tarn hasta nuestro club en Pamplona.

Lo que en los noventa era una reunión de amigos, algunos invitados por Guy Roques y los miembros de su club, en Albí (Francia). Mudó (por aquello de pasar de larva a adulto), el pasado año, en un concurso internacional del más alto nivel y competencia. Ideado y organizado por Robert Escaffre, un gran conocedor de los ríos y pescadores españoles, que sin embargo no se esperaba en qué clase de monstruo se transformaría la criatura.

Los campeones de este año, Ivan Vergé y Jordi OliverasEntre las veintiuna parejas francesas había un gran nivel, contando con algunas de las mejores cañas del país y miembros de la Primera División Nacional de Lago, pero entre las españolas... algunas casi daban miedo, no faltaba casi nadie de los habituales en este tipo de concursos al sur de los Pirineos. Es bien seguro que en ningún otro lugar se ha dado un crecimiento semejante en el número y nivel de los expertos en esta modalidad.

La clasificación final se realizó, al igual que en la primera edición, en la que Francia ganó por un solo punto, sumando el número de clasificación de las diez primeras parejas de cada país. La victoria española fue aplastante y afortunadamente, con este sistema, los que quedamos en la parte más baja de la lista no contribuimos a lastrar el resultado del equipo.

La pesca se dividió en mangas de 45 minutos, con 15 para cambiar de tramo, disfrutándose 5 mangas por la mañana y 4 por la tarde del sábado. Robert, en la charla de organización y explicaciones previa avisó de que las truchas, a pesar de numerosas (varios miles), no serían muy grandes, de entre 30 y 45cm. aquello no fue obstáculo para que algunos pescáramos con fluorocarbonos bien gordos no fuera que picara algún tiburón. Las mangas se fueron sucediendo, evidenciando los mejores tramos pero las truchas picaban en todos ellos por lo que hicimos trabajar de lo lindo a los 35 jueces de la organización. Desde España veníamos avisados de un fuerte temporal de lluvia y viento que el sábado se dejó notar pero sin llegar a los 80km/h previstos.

El domingo, muchos además con agujetas de pelear contra el viento, a la pereza del madrugón se sumó una tormenta vespertina cuyos rayos iluminaban el amanecer a orillas del lago mientras Javier Del Río contaba los segundos entre rayo y trueno para calcular su distancia. El asunto no era para bromas, una tormenta seria sobre un lago sembrado con unas 10 ó 15 cañas de carbono cada veinte metros era un riesgo real y de suspenderse nadie lo habría tachado de medida descabellada, pero ninguno nos movimos del tramo. Afortunadamente, cuando Javier calculaba un kilómetro trescientos metros, cuatro segundos, la tormenta pasó de largo. Aclaró, la lluvia fue cesando y pudimos poner a secar los impermeables empapados. Las mangas fueron más irregulares tras la pescata del sábado, siendo el objetivo ir salvando los ceros para no pinchar. Bueno, el objetivo de casi todos, porque algunos seguían sacando peces con ritmo evitando cruzar la mirada con vecinos menos afortunados. La técnica reina fueron los boobies y sus líneas hundidas, un buen arma para luchar contra el viento gracias a los bajos cortos y la fuerte inercia de las modernas líneas de perfil compensado que cortan el viento como mantequilla. Si lanzarlas contra el viento resulta relativamente fácil no lo es tanto detectar las picadas o adivinar pautas que reporten resultados o, simplemente, saber cuando cambiar y ofrecerles otras moscas, otra acción u otra profundidad.

La flamante pareja vencedora de la primera edición, Josetxo y Alfredo Rubio, de nuestra "soci" y quintos en esta edición, en cambio, emplearon otras técnicas muy distintas que, no obstante, no estoy autorizado a exponer aquí, entre otras razones porque no quisieron contármelas. Afortunadamente pude verlos pescar en la manga que pescamos Gilbert, mi compañero, y yo desde una de las barcas, anclada frente a ellos, y pude comprobar que pescaban con línea flotante y recogiendo muy despacio, así que pescaban a ninfas o ahogadas estáticas, la técnica favorita de estos dos y otros muchos, muy eficaz con peces resabiados pero cuya dificultad reside de nuevo en el momento de detectar y transformar una picada en una captura.

En resumidas cuentas, se pescó mucho, tres mil y pico peces y con regularidad y en todos los tramos, y es aquí donde reside el mérito y éxito de cualquier concurso. La organización hizo un gran esfuerzo para encajar los horarios y más teniendo en cuenta lo perezosos que somos los españoles y no hubo que lamentar ningún percance a pesar de que alguno hizo Toulouse-Astorga en menos de 6 horas, así que muchas gracias Robert, gracias Gilles (el hijo de Guy, campeón de río en Francia) y gracias a todos los estos amigos franceses por la acogida, pero el año que viene volveremos con las mismas ganas, más cañas y un cubo de boobies y otro de blobs para intentar repetir victoria.

 

Mas información en el blog de Robert Escaffre

Blog de Jordi Fontanals

Texto; Pepe Díaz, fotos; Santi

 

 

 

 

 

 

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Colaboradores


logo CDC


Caixa


logo inurrieta web


diario de navarra


cope

sinsedal

 Réplicas realistas de peces